Es una de esas personas que nos inspiran. La alumna de Enfermería del CEU Ana Blanco, delegada internacional de Cruz Roja, está colaborando con la sede provincial de la organización durante esta pandemia para atender a la población más vulnerable. Su experiencia y reflexiones no tienen desperdicio.

 

Eres delegada internacional de los equipos de emergencias de Cruz Roja Española y también trabajas como voluntaria de este organismo en Castellón. Durante esta crisis sanitaria, ¿qué estás haciendo exactamente?

Ahora estoy colaborando como voluntaria en tareas logísticas a nivel provincial, preparando lotes de alimentos y otros productos de primera necesidad para su posterior reparto a colectivos vulnerables, en especial las personas mayores de 65 años y con patologías crónicas. Y, cuando me es posible por horarios y disponibilidad, apoyo a nivel local en lo que sea necesario.

‘Dentro del Plan Cruz Roja Responde, en la provincia ya se ha atendido a más de 6.600 personas, cifra que va en aumento’

¿A cuántas personas estáis atendiendo? ¿Cómo se canalizan estas necesidades?

Dentro del Plan Cruz Roja Responde, en la provincia ya se ha atendido a más de 6.600 personas, y es una cifra que va en aumento.

Las Asambleas Locales (oficinas de Cruz Roja municipales) comparten las necesidades detectadas por sus equipos de voluntariado y de servicios sociales que coordinan nuestra intervención a nivel local. Y nosotros tratamos de realizar compras y recoger donaciones que respondan a ellas.

¿Hay muchos donantes?

Hasta ahora hemos recibido donaciones de diversas entidades de envergadura muy diversa: Carrefour, Papas García, Hotel Voramar, Huhtamaki, Cartonajes La Plana… También hay pequeñas empresas de transporte que ofrecen su personal y su flota como Lotrammsa y otras muchas donaciones a nivel local que se me escapan, pero están también arrimando el hombro. Hay muchas empresas a las que agradecemos infinitamente su implicación para contribuir a mejorar la situación de tantas personas en situación de vulnerabilidad.

Y aprovecho la oportunidad para animar a las empresas, particulares o entidades que quieran ofrecer su ayuda a contactar con el departamento de captación de fondos de Cruz Roja provincial, que canalizará las donaciones del modo más eficiente posible.

‘También hacemos acompañamiento psicosocial a personas en situación de soledad y seguimiento educativo a menores en situación de vulnerabilidad’

Ahí queda ese llamamiento. Pero no solo os dedicáis a recoger y repartir …

Efectivamente. Como entidad auxiliar de los poderes públicos, nos pusimos a disposición de ayuntamientos y Subdelegación del Gobierno para la coordinación de recursos que están realizando.

Cruz Roja somos un brazo más: apoyamos en todo aquello para lo que tenemos capacidad y, de acuerdo con nuestra misión y visión, también mediamos en la gestión de necesidades entre parte de la población y servicios sociales, hacemos acompañamiento psicosocial a personas en situación de soledad, recibimos demandas que nos permiten conocer lo que la gente necesita o realizamos seguimiento educativo a menores en situación de vulnerabilidad de forma virtual (entregándoles, si es necesario, medios para tener acceso a internet)…

Como delegada internacional, ¿es posible que te ‘activen’ para otro tipo de misiones durante la pandemia?

Si quienes están coordinando los recursos consideran que puedo aportar en otro ámbito sin duda, con gusto, lo haré. Decidí hacerlo cuando me presté a formar parte de esta «gran familia roja de emergencias» y, a diferencia de otras emergencias, en esta tengo la facilidad de contar con acceso a wifi para seguir las clases y poder acabar el curso (risas).

‘Hemos de ser conscientes de que no habrá vuelta a la normalidad, sino una nueva normalidad que todos deberemos aprender y construir’

Luego volvemos a los estudios, que imaginamos que no será fácil compaginar tantas responsabilidades. ¿Sientes que estás siendo útil en esta crisis?

Sí, aunque no es fácil de percibir a corto plazo, pues cada uno vemos lo que tenemos alrededor.

Esta es una emergencia global, que afecta a todo el mundo, literalmente. La utilidad del trabajo diario se verá a medio-largo plazo. Buscando un símil, me viene el caso de la labor educativa y docente, visible tiempo después.

Tú has participado en numerosas misiones internacionales. ¿Habías visto algo así antes?

Es la primera pandemia que vivo. Lo más parecido que recuerdo fue el brote de ébola. Aunque yo no participé, muchos compañeros se desplazaron a Sierra Leona en 2014 para atender a la población y crear los centros de tratamiento.

Lo que sí he vivido antes son realidades en las que se necesita la participación de todos para poder superar la situación, en las que el equipo de trabajo es inmenso y debe remar en la misma dirección, trabajando y respetando las pautas comunitarias para poder recuperar nuestras vidas. Como ahora. De lo contrario, volveremos al confinamiento y a los repuntes de contagios. Y hemos de ser conscientes de que no habrá vuelta a la normalidad, sino una nueva normalidad que todos deberemos aprender y construir.

‘Deberíamos limitar mucho la información que recibimos, el exceso desayuda y perjudica, y más cuando hay tanta especulación como estos días’

Tienes experiencia en confinamientos, ¿qué consejo puedes darnos para sobrellevarlo mejor?

Es bueno crearse rutinas saludables que encajen con tu propio estilo de vida. Es buen momento para ordenar la casa, revisar el trastero, ese armario que solo has abierto para apartar cajas, ese ordenador lleno de archivos y fotos desde hace un par de años, cuidar el jardín/la terraza a tu gusto… Todo ayuda a reformular prioridades, a crecer interiormente como persona, a conocerte mejor.

Cada persona lleva de una forma diferente las limitaciones. Los conflictos son muy probables y serán vistos por el resto como algo estúpido, lo que generará nuevos conflictos y nos sentiremos cada vez más frustrados e incomprendidos.

Quizás escribir unas «normas de convivencia para sobrevivir al confinamiento» salve más de una situación. Hay muchos recursos creados en estas semanas para hacer más llevaderos estos días, aprovechémoslos.

Y creo que deberíamos limitar mucho la información que recibimos, el exceso desayuda y perjudica, y más cuando hay tanta especulación como estos días. Es más, limitar el tiempo de televisión/ordenador/tablet también es muy saludable.

Ana, en Cruz Roja, antes del confinamiento

Apuntado. Como estudiante de Enfermería, ¿qué opinas de la labor que están desarrollando los profesionales de la salud?

Es básica, es la primera línea de intervención, pues son quienes atienden a las personas más vulnerables en su momento de mayor vulnerabilidad; son quienes deben lidiar con la atención sanitaria y las relaciones públicas a la hora de gestionar información y protocolos desconocidos para muchas personas.

Son los eslabones centrales de la cadena que está tratando de controlar la situación para que la mayor parte de la población podamos volver a disfrutar la vida. Sin el personal del entorno sanitario, el trabajo del resto de profesionales y voluntarios de la cadena sería en vano.

Los profesionales que ya trabajaban en contexto de emergencia, o de enfermedades infecciosas, ya se enfrentaban a pensamientos y sentimientos que ahora invaden cada día a la mayoría de profesionales. Sus estrategias pasadas pueden ayudar a hacer más llevadero el día a día de sus compañeros «noveles” en cuanto a este tipo de exposición emocional.

‘Las estrategias adquiridas por profesionales sanitarios con experiencia en contexto de emergencia pueden ayudar a sus compañeros noveles’

Ana, ¿cómo compaginas los estudios de Enfermería online en el CEU con esta labor de cooperación?

Es relativamente sencillo. Las clases quedan grabadas en la plataforma, lo que permite «asistir» a cualquier hora y las veces que sea necesario. Me gusta este formato online, aunque soy consciente de que no todos los docentes tenían formación o recursos suficientes para transformar en tan poco tiempo las sesiones presenciales en virtuales. Han hecho un gran esfuerzo para adaptarse a las circunstancias, y se nota positivamente.

También cuento con un buen grupo de compañeras, compartimos dudas, apuntes… y nos damos apoyo. Además, mi familia también me está ayudando a realizar trabajos que requerían de terceras personas, son mis pacientes simulados (risas).

Todo queda en casa… ¿Los conocimientos que estás adquiriendo en la carrera te están siendo útiles para esta misión? 

Llevo muchos años trabajando y formándome en emergencias y en el ámbito sociosanitario, lo que me hace difícil responder a esta pregunta….creo que de forma consciente me está aportando poco, pero seguro que de manera menos consciente sí.

Hemos hecho muchas prácticas y simulaciones en estos 3 años que me han ayudado a asentar procedimientos, actitudes y respuestas que espero estar sacando a la palestra cuando trato con otras personas, aunque no sean pacientes.

‘Estamos en un momento histórico importante en el que desaparece la conjugación del yo y solo importa el nosotros’

Hablabas antes del apoyo familiar para los estudios. ¿Y para tu voluntariado?

Tengo disponibilidad física y mental, y me siento tan bien como me siento, porque mi familia está bien, se encuentra atendida y cuenta con plan B, C y D si yo no pudiera estar por ella. Así puedo centrarme en apoyar en la emergencia sin preocuparme ni distraerme. Esta es la situación de muchas otras personas dedicadas a emergencias, sin ese apoyo de la familia no podríamos hacerlo.

Unas cifras impresionantes, que van en aumento

Para terminar, ¿algún mensaje para la ciudadanía?

Muchas personas quieren ayudar y se frustran por «no estar haciendo nada» porque no pueden salir de casa, o no las han llamado cuando se han ofrecido a alguna entidad para ayudar como voluntarias. Habrá ocasiones futuras de «hacer algo» como parte de una institución, pero hay muchas cosas que podemos hacer por los demás de forma anónima, o a pequeña escala, que suman y pueden llegar a convertirse en algo muy muy grande (así surgió el movimiento de las pantallas faciales o de las mascarillas artesanas para la gente de a pie).

Creo que estamos en un momento histórico importante en el que desaparece la conjugación del yo y solo importa el nosotros. Solo un nosotros nos permitirá recuperar nuestras vidas, el yo solo las arrebata.

Ojalá sea así. Gracias por tus reflexiones y por hacer mejor esta sociedad. Hasta pronto.

A vosotros.

 

Artículo anteriorMartes, 14 de abril de 2020
Artículo siguienteGuardianes de la Seguridad Alimentaria