María del Mar Muñoz: “Estudié periodismo, pero la vida me ha llevado a ser agente pastoral”

0
615
Maria del Mar Muñoz
La alumni CEU Maria del Mar Muñoz estuvo en las jornadas Dies Academicus de la institución

Información: Jordi del Puente / Imágenes: Gonzalo Escrig

La Directora Ejecutiva del Secretariado de Diversidad Cultural de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha visitado la Universidad CEU-Cardenal Herrera

Licenciada en Ciencias de la Información en el año 1994, María del Mar Muñoz ha regresado 29 años después a la Universidad CEU-Cardenal Herrera. Acompañada por Vicente Navarro de Luján, rector de la institución académica, así como el capellán de la CEU UCH, Domingo Pacheco, María del Mar Muñoz ha participado en Díes Academicus de la universidad donde ha dado testimonio y ha reflexionado en torno a su trayectoria vital, de fe y profesional y ha reconocido que para ella ha sido “todo un honor volver al CEU, aunque haya cambiado muchísimo desde que era becaria de radio en el edificio del Seminario”.

Muñoz asegura que entre sus aspiraciones siempre tuvo la de de corresponsal extranjera, “en parte por el interés que me despertó el inglés durante mis prácticas en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados con Santiago Grisolía y, más tarde, en la beca en el periódico Levante donde hice periodismo científico y tenía que traducir los artículos especializados”. De la mano de los Padres Paúles surgió “la oportunidad de ir a Denver como monitora de un grupo de intercambio, pero me presentaron ante el Vicario General como periodista y pronto me cambió la vida”.

María del Mar Muñoz se hizo cargo de la sección en español del periódico de la Archidiócesis de Denver que “pese a ser un estado como Colorado sin gran confesionalidad católica, era el tercero de mayor tirada”. Pronto pasaría a dirigir la comunicación en lengua hispana de toda la Diócesis, con la idea de crear una edición íntegramente en español con una difusión paralela al diario ya existente.

Creadora del periódico ‘El Pueblo Católico’

Pese a que su idea original fue rechazada, Muñoz señala la necesidad de “tener las miras abiertas, hay que estar dispuestos a saber ver las oportunidades que te presenta la vida”. Con la llegada de un nuevo arzobispo su idea se llevó a cabo y hoy el periódico ‘El Pueblo Católico’ cuenta con más de 25 años de servicio, algo que le hace sentir “satisfacción por haber construido un instrumento válido para la institución, aportando mi participación y que hoy continúa con su misión”.

Su trabajo entre la comunidad hispana le llevó a ser directora del ministerio social de la Archidiócesis de Denver, donde llevó a cabo “un estudio de comunidades, sobre sus necesidades sociales y pastorales donde me valió de mucho mi formación periodística y humanística que recibí en el CEU”. Es así como nació el Centro San Juan Diego en 2003, orientado a “llenar el vacío de educación y ayuda al adulto migrante de habla hispana, para que pueda integrarse de la mejor manera y lo más rápido posible”.

Muñoz confiesa que la vida le ha llevado por caminos que no se imaginaba cuando estaba en la universidad, porque “estudié periodismo, pero la vida me ha llevado a ser agente pastoral”. Entre risas, reconoce que pasó de querer hacer “un máster en periodismo científico, a un máster en Teología cuando arrancamos el proyecto de San Juan Diego”.

La necesidad de apostar por la interculturalidad

Tras haber trabajado en Washington en el gabinete de prensa de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, María del Mar Muñoz retomó el trabajo pastoral al frente del Secretariado de la Diversidad Cultural, donde trabaja con “una sociedad norteamericana muy crispada, con discursos racistas que promueven violencia contra el otro, algo que como Iglesia tenemos que parar porque todos somos hijos de un mismo Dios”.

Desde su departamento tratan de “promover la capacidad intercultural, que no es otra que comunicarse, relacionarse y trabajar con otros más allá de nuestros límites culturales”. Poniendo el foco en qué se entiende por cultura, Muñoz apunta que “todos tenemos la nuestra, no es algo externo, es lo que nos define y llevamos en nuestro interior: lengua, forma de entender la vida, los tiempos, cómo nos relacionamos, …”

Además, la Directora Ejecutiva del Secretariado de la Diversidad Cultural de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos asegura que estamos ante la creación de “sociedades más polarizadas, donde no hablamos para entendernos, sino para chillarnos y tener razón. Si no prestamos atención a la interculturalidad, vamos a acabar mal”.