Alumnos CEU en Senegal: “Es verdad que el dinero no da la felicidad”

0
425

Redacción: María Bodí / Imágenes: CEU

La Universidad CEU Cardenal Herrera a través de su Cátedra de Solidaridad ha impulsado en las primeras semanas de este año 2020 una misión solidaria en Senegal en la que han participado ocho jóvenes, siete chicas y un chico estudiantes de los grados de Educación Infantil y Educación Primaria de la UCH – CEU de Elche.

La iniciativa ha sido impulsada a través de la Cátedra de Solidaridad de la universidad y ha posibilitado la realización de un proyecto de educación en las escuelas senegalesas en colaboración con la ONG GUP. Una colaboración en la que la CEU–UCH ha participado en años anteriores con alumnos de Odontología y Fisioterapia, pero que en el caso del Grado de Educación ha sido la primera vez que se desarrolla “con Educación no había salido nunca ningún proyecto hasta ahora y ha sido una magnífica experiencia” afirma Nuria Andreu, docente de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Elche.

La iniciativa ha posibilitado la puesta en marcha de un proyecto cuyo objetivo principal ha sido el de dotar de competencias docentes a los maestros senegalés y concienciarles de la necesidad de cambiar su metodología de trabajo con los alumnos en un proyecto de formación dirigido al profesorado que imparte docencia en una escuela de educación infantil y otra de educación primaria, además de recoger material escolar para la propia escuela, dada la necesidad de materiales didácticos que tienen los niños y niñas así como para los propios docentes.

“La metodología que desarrollan allí es muy dogmática en normas y rutinas y no se desarrolla tanto como un trabajo en equipo, cooperativo y basado en la inteligencia emocional que es lo que nosotros pretendemos desarrollar” asegura Nuria Andreu. En este sentido, las docentes Rocío López y Nuria Andreu han pretendido con la iniciativa desarrollar una acción formativa en la que se impulse en el territorio y estas escuelas la metodología docente occidental. De esta manera el equipo desplazado hasta Senegal ha apostado por formar al docente con estrategias y competencias metodológicas más afines a la actualidad, además de proporcionar a los niños la enseñanza de nuevas materias y disciplinas, gracias también al buen trabajo en equipo desarrollo por los alumnos y profesores de la Universidad en colaboración con los docentes senegaleses.

Durante la experiencia que han vivido, los alumnos de la CEU-UCH de Elche han podido conocer también la realidad social y política y la de la Educación en el territorio, lo que les ha servido para comprobar que, en ocasiones, más allá de los materiales didácticos de los que se pueda disponer, el papel del docente en el aula siempre es fundamental  “el instrumento básico de la enseñanza en Senegal no son las cosas que tenemos dentro del aula si no el profesor que tengamos”, afirma Andreu, “un buen maestro o maestra puede estar en cualquier sitio. Simplemente, si sabe mirar a los ojos a sus alumnos, sabe ser inclusivo y atender a la diversidad de todos los alumnos ya tiene mucho ganado a la hora de enseñar a todos ellos” asegura la docente. “La educación es el método de mejora del mundo y la mejora del propio país y allí hemos desarrollado nuestra acción solidaria en la medida en la que educativamente podíamos aportar nosotros para mejorar el sistema que hay impuesto. Se cambien las formas de educar y acabemos von esa enseñanza tan dogmática y pasar a una enseñanza más emocional”, afirma, nuevamente, Andreu.

La experiencia vivida ha supuesto para los estudiantes y los profesores una oportunidad “para poner en práctica todo lo que hemos estudiado y al mismo tiempo hemos podido conocer una nueva realidad como es la que hemos vivido allí”, asegura Carmen Berenguer estudiante de Educación Primaria. Una reflexión con la que coincide el alumno Jorge Llinares: “A mí esta experiencia solidaria y de prácticas me ha servido para darme cuenta de lo verdaderamente importante. Habitualmente, damos demasiada importancia a lo material y cuando llegas allí y ves que, con nada, son felices, eso cambia tu perspectiva, llegando a la conclusión final de que es verdad que el dinero no da la felicidad”, concluye.

Los alumnos y profesores que viajaron a Senegal lograron recoger para este proyecto solidario más de 350 kilogramos de material escolar, gracias a la participación activa en la búsqueda de recursos con el objetivo de que los niños y las niñas puedan acceder a más recursos y herramientas educativas. Impactados por lo vivido “la verdad es que del viaje a Senegal me he llevado más cosas personales que profesionales porque hemos aprendido a improvisar por las circunstancias en las que nos encontrábamos”, afirma Andrea Bolívar, “estábamos en constante cambio y eso nos ha hecho aprender mucho y tener que adaptarnos a las circunstancias. El amor que nos han regalado y cómo nos han tratado con lo poco que tenían, ha sido todo un ejemplo del que aprender. Me quedo con la idea de seguir con este proyecto y quiero volver otra vez”, concluye.

Una reflexión compartida por Rocío López cuando recuerda este viaje “ha sido una experiencia estupenda, elevada a la máxima potencia. Tanto a nivel personal como profesional porque te enriquece mucho ver otras realidades en primera persona… Ahí es donde puedes palpar las necesidades tan grandes y significativas que hay en estos territorios y donde tu corazón y tu cabeza se predisponen a atender esas necesidades. Ha sido muy enriquecedor” finaliza. Solidaridad, practica adquirida y vivencias, las protagonizadas por estos alumnos y profesoras de la CEU-UCH de Elche que sirvieron para ayudar a un país que se encuentra en vías de desarrollo y para el cual toda ayuda es bien recibida y acogida sobre todo cuando hablamos de preparar las generaciones del futuro a través de la docencia.