@srta.bebi: «El anonimato hace que mi dicurso llegue mejor»

La activista feminista publica su primer novela 'Memorias de una salvaje', una historia tan cruda como real sobre la trata de mujeres y la violencia de género

0
705

Ángela Bosch y Raquel Brisa / 1º Periodismo

La persona que se esconde detrás del perfil de la @srta.bebi define con la palabra “lucha” su personalidad. Una infancia difícil y una vida aún más complicada forjaron ese espíritu reivindicador que le ha motivado a escribir su primera novela Memorias de una salvaje. Con el feminismo por bandera, la autora pelea por alcanzar una sociedad mejor donde su mayor miedo es “morir sin haber cambiado algo”. @srta.bebi y la persona oculta tras este pseudónimo, son las dos caras de una misma moneda: una triunfa en las redes; la otra no existe en ellas.

Pregunta. ¿Cuál es el objetivo de escribir Memorias de una salvaje?

Respuesta. Pretendo mover la conciencia de las personas y, sobre todo, que la gente se dé cuenta de lo que está sucediendo realmente con las mujeres, un hecho que no miramos con atención.

P. ¿Te has inspirado en alguna figura concreta para crear el personaje de Kassandra?

R. Sí, en la persona que hay detrás de Bebi. Creo que los lectores cuando leen mis libros, me descubren en el plano emocional porque en mis redes soy bastante hermética emocionalmente.

P. Siempre has defendido el ideal de una mujer fuerte y luchadora, ¿la protagonista de tu novela es así?

R. Creo que Kassandra es una protagonista que evoluciona muchísimo a lo largo de la narrativa. Empieza con un miedo brutal y va dejando ese miedo atrás porque se pregunta mucho el por qué. Esto es algo muy personal que he imprimido en ella. La protagonista es una chica muy radical, que quiere ir a la raíz de todo; se llama Memorias de una salvaje por eso.

P. ¿Qué puntos de esa lucha que has llevado a lo largo de estos años aparecen reflejados en el libro?

R. Uno de ellos ha sido reflejar a mi madre que, en el libro, es muy Ana, la madre de Kassandra. Mi madre es una persona muy luchadora, que ha sufrido mucho como mujer y he querido trasladarlo al libro con el hecho de que su hija quiere luchar todo el rato por su madre.

P. ¿En qué aspectos las chicas se sienten identificadas en tus libros?

R. Yo soy ellas y ellas son yo y, sobre todo, creo que se sienten identificadas en la figura y en las vivencias como mujer. Obviamente, en el amor y el desamor también se sentirán identificadas probablemente, pero creo que es en esas pequeñas narraciones que hago de mi día a día.

 P. ¿Cómo definirías el feminismo?

R. El feminismo es la lucha genérica que tienen las mujeres por liberarse del yugo del sistema patriarcal de género. La feminista es la mujer que toma conciencia de su opresión por el sistema patriarcal de géneros y decide luchar contra ello. La mujer alineada es la mujer que sigue perpetuando ese rol sumiso del sistema patriarcal. El feminismo es eso, no hay más fácil de definir y difícil de entender.

P. Con 594.000 seguidores en Twitter y 442.000 en Instagram, ¿cómo has logrado mantener todavía tu figura en el anonimato?

R. Mi familia sabe quién soy, mis amigos o la gente de mi pueblo… Es un secreto a voces en mi círculo más íntimo, pero lo que sí que es cierto es que nunca ha trascendido a las redes porque no soy asidua a ellas como la persona que hay detrás de Bebi. No tengo Facebook, no tengo Twitter y no tengo Instagram. Al no haber fotos mías en la red es imposible que alguien diga quien soy.

P. ¿Cómo surgió la idea de mantenerte en el anonimato?

R. Mi anonimato surgió sin pensarlo porque escribía crítica costumbrista en Twitter desde el año 2011, pero lo abandoné y, en 2012, volví y empecé a tener muchos seguidores.

P. ¿Y el pseudónimo “Srta.Bebi”?

R. Tengo una hermana mayor que me llamaba Bebi cuando era pequeña, un término que significa “bebé” en búlgaro. A mí me daba mucha rabia pero, finalmente, lo acepté y decidí unirle el acrónimo srta. para, de alguna forma, burlarme porque me encanta reírme de misma.

P. ¿Tu anonimato tiene fecha de caducidad?

R. No. Creo que mi anonimato tiene un punto bueno y se adopta mejor a mi discurso por el hecho de que no me conozcan. Cuando lanzo un mensaje activista, lo que pretendo es que las personas se sientan identificadas con él y también lo adopten como suyo. Si hubiera un nombre y unos apedillos el mensaje creo que llegaría menos.

P. Hay un sector de la sociedad que ha organizado un boicot contra tu novela a través de las valoraciones en distintos portales de internet. ¿Por qué crees que tu novela causa ese efecto en este grupo? 

R. Creo que tienen miedo de que las chicas jóvenes lean mis libros y se hagan fuertes. Mis libros no son unos libros pedagógicos feministas, pero han ayudado un poquito a despertar a algunas chicas de ese letargo en el que andamos unidas socialmente.

P. ¿Estás trabajando en nuevos proyectos?

R. No, la novela me ha dejado muy tocada emocionalmente. Me he vaciado. Ahora no puedo escribir. Es un libro muy real que me ha dolido mucho escribir. El proceso de descubrirme como novelista ha sido muy bonito pero muy duro.