Profesores de la CEU-UCH analizan la corrupción política en España desde una vertiente ética y jurídica

670

En el libro, editado por Aranzadi, se plantean diversas propuestas de mejora de democracia interna y financiación de los partidos políticos

Los profesores de la UCH-CEU, Juan José García Navarro y Antonio López.
Los profesores de la UCH-CEU, Juan José García Navarro y Antonio López.

Radiografiar el origen y el estado actual de la corrupción política en España, a partir de una visión ética y jurídica, y plantear propuestas legales en España y Europa para atajar el fenómeno es el propósito de un trabajo de investigación coordinado por los profesores de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Elche, Antonio López y Juan José García Navarro, que ha editado recientemente Thomson Reuters Aranzadi.

La iniciativa del libro La corrupción política en España: una visión ética y jurídica, en la que también participan profesores de la Universidad Miguel Hernández y la Universidad de Murcia, surge de una reflexión sobre la actual crisis política provocada por la corrupción política, más concretamente por algunos miembros de los partidos políticos, de los sindicatos y del mundo de la empresa, indican Juan José García Navarro, miembro del Instituto de Humanidades Ángel Ayala y Antonio López, miembro del Seminario Permanente de Ética, Política y Ciudadanía. Se trata, además, según sus promotores, “de plantear nuevas iniciativas políticas y sociales para evitar la corrupción de las personas en la función pública, en los partidos políticos, y en la empresa”.

Entre las propuestas, los autores inciden en una modificación de la Ley de Partidos Políticos y la revisión de los modelos de financiación públicos y privados, en el cumplimiento del precepto constitucional del respeto a la democracia interna de los partidos, la despolitización de las administraciones públicas, la transparencia y fiscalización de los procesos administrativos, los procesos de participación política de la ciudadanía, así como un cambio socioeconómico, y no sólo jurídico a partir de la reforma del Código Penal en la Ley Orgánica 1/2015, que modifique los comportamientos éticos de los partidos políticos.