La profesora de Veterinaria Clara Marín ha liderado la investigación, que por primera vez descarta a estos animales como factor de riesgo en el caso de la campilobacteriosis, otra infección intestinal aún más frecuente

 

 

InvesTortugasSalmonellaCEU-UCH1

Profesores de Veterinaria de la CEU-UCH han estudiado más de 200 ejemplares de tortugas de agua dulce procedentes de once humedales de la Comunidad Valenciana, para determinar en estos animales la prevalencia de las bacterias Salmonella y Campylobacter, por su riesgo potencial de transmisión de enfermedades gastrointestinales a los humanos, especialmente en el caso de los niños. Según los resultados obtenidos, publicados en la prestigiosa revista internacional Plos One, un 11% de los ejemplares de tortugas de agua dulce analizados fueron positivos para la Salmonella. Sin embargo, no se detectaron individuos positivos para la Campylobacter, por lo que éste es el primer estudio que descarta a las tortugas de agua dulce como agentes de zoonosis o transmisión a humanos de la campilobacteriosis.

Según señala la profesora Clara Marín Orenga, investigadora de la CEU-UCH, la campilobacteriosis y la salmonelosis son infecciones frecuentes en humanos, de las que se han registrado 212.064 y 99.020 casos respectivamente en la Unión Europea en el último año. Además, ambas son los dos tipos de zoonosis más frecuentes a nivel mundial, por lo que representan un importante problema de salud pública en muchos países, interesados en diseñar métodos de prevención de la transmisión de animales a humanos de estas infecciones. La Salmonella puede causar en los humanos gastroenteritis y meningitis, especialmente en niños y mayores. Las complicaciones de la campilobacteriosis son mayores, pudiendo derivar en artritis y otras patologías.

Primer estudio sobre Campylobacter

Si bien estudios anteriores habían confirmado el riesgo de transmitir la Salmonella en el caso de las tortugas domésticas, en porcentajes todavía más altos que los registrados en esta investigación, existen aún pocos estudios sobre las especies de tortuga de agua dulce en libertad. La investigación de la CEU-UCH es la primera en ampliar el análisis a la prevalencia de la Campylobacter en estos animales en libertad, un aspecto no estudiado todavía.

En total, el grupo de investigación de la CEU-UCH ha analizado 200 ejemplares en libertad de la especie nativa Emys orbicularis y de la especie exótica Trachemys scripta elegans, encontrados en once humedales de la Comunidad Valenciana, entre ellos las Marjales de Pego-Oliva, Xeraco, Cabanes o Peñíscola, entre otras. En ocho de los once humedales se encontraron ejemplares portadores de la bacteria Salmonella, con una prevalencia moderada. No se hallaron, sin embargo, ejemplares portadores de la bacteria Campylobacter, por lo que este es el primer estudio que descarta a las tortugas de agua dulce como factor de riesgo en la transmisión de campilobacteriosis a los humanos.

Otro de los aspectos novedosos del estudio ha sido la combinación de tres tipos de muestras diferentes en las tortugas de agua dulce analizadas para determinar la presencia de las bacterias Campylobacter y Salmonella. El trabajo realizado ha puesto de manifiesto que recoger muestras del agua donde las tortugas han permanecido durante 48 horas tras su captura es tan eficaz como sacrificarlas o coger hisopos directamente del recto, lo que es especialmente provechoso para muestrear especies protegidas.

InvesTortugasCEU-UCH

Equipo investigador

La profesora Clara Marín, investigadora principal del grupo de investigación del Instituto de Ciencias Biomédicas de la CEU-UCH “Mejora de la seguridad alimentaria en el sistema productivo y en sus productos derivados”, ha dirigido al equipo autor del estudio, integrado por los profesores Sofía Ingresa Capaccioni, Sara González Bodí y el decano Santiago Vega García, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera. En el estudio ha participado también Francisco Marco Jiménez, del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal (ICTA) de la Universidad Politécnica de Valencia.

Además de su publicación en Plos One, esta investigación fue premiada como la mejor comunicación en el Simposium Internacional sobre Conservación de Tortugas de agua dulce, celebrado en mayo en Oporto, y ha sido financiada por la Consellería de Infraestructura, Territorio y Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, con fondos del Programa Europeo Life09.

GrupoInvesTortugasCEU-UCH