Andrea Maciá Terol, antigua alumna de Enfermería, ha comenzado recientemente a trabajar en la UCI Quirúrgica en el Hospital General de Elche. Asegura que se adentra en una experiencia con el mismo entusiasmo con el que decidió ser enfermera, “porque me gusta y me genera motivación” y reconoce que la formación recibida en el CEU de Elche ha sido impecable, y gracias a ella “ahora mismo puedo entender realmente la importancia de los Cuidados Paliativos y de la Prevención y Control de la Enfermedad”.

Andrea Maciá, durante una guardia en la UCI Quirúrgica del Hospital de Elche

¿Cómo ha cambiado el COVID-19 tu día a día?
Mi día a día a dado un giro de 360 grados. En estos momentos, el trabajar supone para mí una forma de salir de casa y de despejarme. Ahora más que nunca aprecio muchísimo más las cosas sencillas de la vida, como tomar el aire, disfrutar del deporte, leer un libro, escuchar música…

¿Y en tu centro de trabajo?
Creo en el puesto de trabajo los profesionales estamos más concienciados con la asepsia. Ahora llevamos gorros y mascarillas en todo momento. Esta pandemia nos ha traído algo positivo, que creo que es el darnos cuenta de la mala costumbre de no llevar una simple mascarilla durante el turno de trabajo.  Ahora eso ha cambiado y resulta extraño ver a un compañero trabajar sin protección.

¿Qué crees que te va a aportar esta experiencia laboral?
Sobre todo conocimientos, nuevas técnicas, nuevos amigos y realización personal y profesional.

¿Cómo se gestionan las emociones personales, los sentimientos en tu trabajo de Enfermería en esta crisis?
Para mí resulta una pregunta complicada porque a día de hoy todavía me cuesta gestionarlas. Intento desconectar de algún modo de esta situación tomando el aire, saliendo al balcón, haciendo deporte cuando puedo y hablando con mi familia. Una simple ducha me resulta más confortante y reparadora que nunca.

¿Cómo estáis viviendo los profesionales del colectivo sanitario esta situación? ¿Os ha cambiado?
La sobrellevamos como podemos.  Sí, la situación ha cambiado bastante en cuanto a sobrecarga laboral y empleo de medidas de protección.

Desde el Estado de Alarma, todos los días la gente sale a sus balcones, terrazas o ventanas a las 20.00 horas para aplaudir y reconocer vuestro trabajo. ¿Qué sensaciones te genera este tipo de actuaciones?
Me genera alegría. Creo que a todos nos gusta que nos reconozcan nuestro trabajo, sobre todo en los momentos más difíciles. Por otra parte, creo, que cuando todo esto termine, la situación se irá calmando poco a poco y aplaudir para reconocer nuestro trabajo pasará a un segundo plano. Elegí esta profesión porque me gusta y me genera motivación. Los aplausos son de agradecer, por supuesto. Nosotros continuaremos trabajando y haciendo lo que más nos gusta con una sonrisa.

¿Va a cambiar la percepción sobre el papel de la Enfermería como profesional sanitario tras la crisis?
No lo sé. Espero que muchas personas se den cuenta del gran papel que desempeñamos en sanidad. Nosotros estamos siempre ahí, para lo bueno y para lo malo. Si esto ayuda positivamente a cambiar la percepción de las personas sobre el papel de la enfermería como profesional sanitario me produciría alegría. Por lo contrario, sería una lástima y una decepción absoluta.

Si se puede contar, cuál es la experiencia que más te ha enriquecido durante tu trabajo.
Desde luego, el apoyo, la paciencia y la comprensión de los compañeros de trabajo hacia los demás profesionales y hacia los pacientes y familiares. Me genera muy buenas vibraciones y me ayuda a mejorar mis puntos débiles.

¿Crees que la sociedad española sabrá gestionar adecuadamente el desconfinamiento para no volver a recaer?
No lo sé. Depende de cada uno y de cómo quiera tomarse el desconfinamiento. Desde luego, tenemos que poner todos de nuestra parte y hacer un gran esfuerzo por llevar el máximo cuidado posible, por todas las personas vulnerables que tanto están sufriendo. Intento pensar siempre en todas las cosas que podremos hacer y en la familia. Esa es mi mayor motivación para seguir rigurosamente las medidas de protección.

¿Hasta qué punto, la formación que has recibido en el CEU te sirve para tu profesión actual?
Realmente me ha ayudado muchísimo. Ahora mismo puedo entender realmente la importancia de los Cuidados Paliativos y de la Prevención y Control de la Enfermedad, dos grandes asignaturas de la carrera de enfermería, que a día de hoy puedo decir que me han resultado muy útiles.