Los ponentes reivindican que la política se ponga al servicio del bien común

Las VI Jornadas Católicos y Vida Pública en Alicante se han celebrado en el Aula de Cultura de la CAM.

Los días 6 y 7 de noviembre de 2009 se han celebrado en Alicante las IV Jornadas Católicos y Vida Pública que arrancaron con las palabras del presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, Alfredo Dagnino haciendo hincapié en la necesidad de potenciar la presencia pública de los cristianos y reclamando a su vez “un vivir más valiente del cristianismo que no se repliegue a las sacristías”.
Ante la presencia de más de 200 personas en el Aula de Cultura de la CAM el economista, Juan Velarde, consejero del Tribunal de Cuentas y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, hizo un análisis de la crisis económica española desde el punto de vista de la ética.

Conferencia de Juan Velarde
Según sus palabras, los políticos no están haciendo lo necesario para resolver esta crisis que tiene una falta de valores como consecuencia de una sociedad cada vez más opulenta y masificada. Algunos elementos de esta masificación son la liquidación de cualquier tipo de ayuda a la familia, muy inferior en nuestro país comparada con la de países de nuestro entorno. Otro elemento son las cifras tan bajas de natalidad que, junto con Italia, son las peores de los países desarrollados y por lo que se eliminan posibilidades de crecimiento al no haber población de futuro. El último es la corrupción, que baja la productividad y disminuye la riqueza y el bienestar de una sociedad. Derivado de todo lo anterior hay un aumento de la criminalidad ligado a la situación económica y a la pérdida de valores.
Para el profesor Velarde se están dando soluciones por el lado de la demanda que aumentan el gasto y que están desechadas por la historia y por prestigiosos economistas como Fuentes Quintana, quien todavía no ha sido discutido por la comunidad científica, en vez de aportar soluciones por el lado de la oferta, como son la responsabilidad de una educación para crear científicos e investigadores que hagan avanzar a la sociedad, el desarrollo de nuevas industrias y tecnologías que cree puestos de trabajo o la utilización de la energía nuclear sobre la que se ha creado todo un dogma ideológico, basado en mentiras consideradas por la comunidad científica como “basura científica”.

Crisis e impuestos

Según Velarde, España necesita inversión extranjera para salir de la crisis y nuestra legislación tributaria no contribuye en nada a ello. El impuesto de sociedades, por ejemplo, es un obstáculo como también lo es una tributación diferente para cada Comunidad Autónoma. En este sentido hizo referencia al espíritu de la Unión Europea que nació para crear una homogenización económica y no lo que estamos haciendo aquí.
Con respecto al IVA, señaló que es un impuesto al consumo y explicó que son los más pobres los que dedican toda su renta a consumir por lo que es un impuesto regresivo que con su subida perjudica directamente a la mayoría. La gente rica, según dijo Velarde, no dedica toda su renta al consumo, sólo una parte de ella.
Terminó su intervención denunciando que en este momento se está haciendo el gasto público pensando en rentabilidades políticas a corto plazo demostrando una falta de valores y de ética política que nos conduce a un callejón sin salida. Para él, la obligación de la sociedad en su conjunto es denunciar y exigir que estas cuestiones cambien.

Educar para compartir

Bajo el título “Valores y fortaleza del hombre como ser espiritual libre y pensador”, Bernabé Tierno destacó en su conferencia dentro de las VI Jornadas Católicos y Vida Pública la importancia de educar básicamente para compartir. Tierno afirma que para que se cumpla el mandamiento de amar al prójimo, la persona debe amarse primero a sí misma de forma sana y quien no lo hace es un peligro social. Véanse los problemas generados por el alcohol y las drogas. Hay que tener la autoestima suficiente para trasmitir amor a los demás y vivir en sociedad.
También ha destacado el negativismo que impregna la sociedad actual, del que ha dicho que, “para cambiar la conducta de una persona, primero debe cambiarse por dentro a través de la educación de valores”.
Bernabé Tierno ha aseverado que la ciencia sirve para educar desde pequeños. De este modo afirma, se evita que los jóvenes caigan en rutinas que les impidan desarrollar sus facultades. Para ello “no hay que tener voluntad, hay que ser voluntad”, ya que mediante ésta la persona consigue llegar a la felicidad anhelada y ser más positiva, a la vez que consigue salvar cualquier obstáculo que se le presente en lo que él denomina “el gimnasio de la vida”.

Ciencia y fe

Su discurso lo ha basado en dos conceptos: el milagro humano, que es todo aquello que el hombre puede hacer por sí mismo, y el milagro de Dios. También ha incidido en la importancia que cobra la fe, que junto con la ciencia, puede llegar a ralentizar, por ejemplo, los efectos de una enfermedad como se ha comprobado en numerosas ocasiones.
“Somos animales sociales”, ha dicho Tierno, ya que necesitamos vivir juntos. Mediante esta declaración ha trasmitido que cuando se hace el bien, la persona se siente satisfecha consigo misma, creciendo el yo a través del tú, según ha explicado.
Bernabé Tierno ha señalado en su intervención que es muy importante jerarquizar los valores y darle prioridad al valor de la bondad, que nos hace más felices y optimistas. Para ello hay que interiorizar estos valores y así construir buenas personas.
Por último ha hablado de las numerosas dificultades que presenta la vida para las que hay que “vacunarse” contra ellas por medio del desarrollo de la voluntad, la responsabilidad y la autodisciplina.