Hace solo unos días, nos levantábamos pletóricos: “Campeones del Mundo”.

Un sueño hecho realidad de la mano (nunca mejor dicho) de Gasol, Rubio, los Hernangómez, Claver… pero también de los preparadores físicos y el equipo técnico que ha acompañado a la Selección Española de Baloncesto en la consecución del oro en China.

Jordan Sospedra (Alcossebre), fisioterapeuta del equipo nacional, comparte con nosotros esta experiencia, quiénes fueron los rivales más fuertes, cómo se trabaja para conseguir el equilibrio físico y mental, además de cuáles son sus próximos retos deportivos y personales, ya que en breve inaugurará un nuevo espacio de Salud en Valencia.

Alumni del Máster Universitario CEU en Fisioterapia Deportiva, Jordan nos recuerda la importancia de una buena preparación, “para ser mejores profesionales es imprescindible la formación continua”.

– Campeones del Mundo, ¿Cómo se vive este momento?

De una forma muy especial.

«Es un momento indescriptible de alegría, de sensaciones, de incredulidad también, de darte cuenta que sí, que se va a acabar el partido y que vamos a ser Campeones del Mundo»

Una alegría desbordada y sentimientos a flor de piel que es lo que al final sentimos los que estamos ahí, al pie del cañón.

– ¿Cuáles son las claves para cuidar el estado físico de los deportistas de élite?

El cuidado máximo de los detalles. Son jugadores, muchos de ellos, súper expertos, que llevan muchos años compitiendo en primer nivel y que saben de la importancia que tienen el descansar, la alimentación, el trabajo preventivo a nivel físico, y luego todo el trabajo a nivel estructural, muscular y fascial que tenemos los fisios en camilla. La clave es aunar todas esas variables junto a la psicológica que es posiblemente la más importante. Estar concienciados de que son fundamentales todas esas patas de la mesa para que no haya ningún problema.

En el Mundial ha habido selecciones más físicas que técnicas, ¿se tiene en cuenta a la hora de abordar la preparación de los jugadores cara al partido?

Al final, es lo que dicen los entrenadores, uno tiene que preocuparse de lo que puede controlar, y lo que podemos controlar es que los nuestros, dentro de sus capacidades y cualidades físicas y técnicas, estén de la mejor manera posible. Es indiscutible el nivel de los jugadores españoles, de todos. Hay que hacer todo lo posible, dentro de lo que se tiene, porque eso hace que el que se tiene que preocupar, sabiendo el nivel que tenemos, es el rival.

¿Cuál ha sido el “rival” más fuerte a nivel físico en el Mundial?

Seguramente los serbios, por su tamaño, por su fortaleza, y conjuntamente con Australia que también tiene jugadores realmente muy fuertes y con unas capacidades físicas brutales.

¿Qué partido fue el más complicado en este sentido?

El de Australia. Hubo dos prórrogas. Jugadores con más de 40 minutos en juego, y con un nivel de dureza, de competitividad en cada balón, en cada rebote, en cada situación, extremo. Al final fue un poco la diferencia que hubo. En la segunda prórroga estuvimos más frescos, en mejores condiciones físicas y eso permitió a los jugadores tener ese punto de acierto que decantó la balanza a nuestro favor.

Cuando los jugadores se preparan para afrontar un Mundial, han finalizado la temporada con sus respectivos clubes, ¿se nota ese cansancio en el estado físico?

– Los jugadores son bastante diferentes, hay muchos que llegan después de haber tenido cuatro, cinco o seis semanas de un descanso. Aunque realmente de vacaciones como tal, de no hacer nada como se entienden las vacaciones, suele ser un periodo muy corto, entre cinco y siete días a lo sumo diez. Nuestros jugadores no suelen parar, hay que hacer trabajo preventivo de recuperación. Luego tenemos jugadores NBA que algunos terminaron en mayo, mitad de mayo los que no entraron en play-off. Llevan más tiempo y pueden tener una aproximación a la preparación más idónea que otros que hace escasamente un mes que terminaron de competir.

«El secreto está en la adaptación»

– Jordan ¿Cuándo empezaste a jugar al baloncesto?

Empecé a jugar de pequeño, a los 11 o 12 años en el patio del colegio. A partir de ahí empecé a crecer en clubes de la provincia de Castellón, hasta llegar al Valencia Basket.

– Has sido jugador y ahora fisioterapeuta, ¿qué es lo que más te gusta de este deporte?

«Lo que más me gusta del deporte es sin duda los valores que transmite»

Un deporte que reúne grandes capacidades físicas en todos sus sentidos, de agilidad, de control motor, de velocidad y luego que tiene una cantidad de variantes, de cambios en el marcador, de dinamismo que hace que durante los 40 minutos que estés en el partido, en la cancha o sufriendo en los banquillos, pueda pasar de todo. Hemos visto muchos partidos que parecía que estaban resueltos y en dos acciones se dan la vuelta, y eso es lo bonito y lo que se sufre cuando te toca la parte negativa.

– Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Fisioterapeuta, Máster en Fisioterapia Deportiva por la CEU UCH, además de formación especializada en diferentes disciplinas relacionadas (I nivel de entrenador de Baloncesto de Alto Rendimiento), ¿la formación es la clave para llegar a dónde te propongas?

Por supuesto, es fundamental y básico tener una formación continua, seguir mejorando, seguir creciendo profesionalmente, ya que hay tantísimas cosas que desconocemos que van apareciendo en nuestro ámbito que para ser mejores profesionales y dar un mejor servicio es imprescindible. Ya es bastante complicado, algunas veces, que te aparezca una oportunidad que estás muchos años de tu vida esperando, como para que cuando llegue no estés preparado y puedas aprovecharla al máximo.

– ¿Y ahora qué? ¿Cuál es el próximo reto?

Las ventanas de clasificación para el Europeo del 2021 que empiezan en febrero y, el verano que viene, si todo va bien son los Juegos Olímpicos. A ver si se puede hacer un gran papel y volver a dar una alegría a toda la afición. A nivel personal, estoy a punto de abrir un centro de recuperación, de entrenamiento y de prevención de lesiones en Valencia. Un proyecto muy ilusionante en el que llevo muchos meses trabajando, con muchas ganas de abrir las puertas a toda la gente, profesionales y no profesionales, a la gente que necesite recuperar su salud.

Que las oportunidades te encuentren siempre “preparado”!!

Enhorabuena Jordan y mucha suerte!!