• Nerea Antón, alumna del grado de Educación del CEU en Elche, participa en un proyecto de aprendizaje-servicio con personas con discapacidad

Cuando a principios del curso académico 2019-2020 Nerea Antón, estudiante de Magisterio, se sumó al proyecto de aprendizaje-servicio que cada año desarrolla la Universidad CEU Cardenal Herrera, y se integró en la Escuela ARTES Cultura y Ocio, para colaborar en las actividades artísticas con personas con discapacidad, no imaginaba todas las emociones que iba a experimentar y cómo, incluso con el confinamiento por medio, ha aprendido a tener una mentalidad más inclusiva que le servirá para su futuro profesional como docente.

¿Por qué te animaste a participar en esta iniciativa? 

Desde el primer momento la universidad me ofreció esta oportunidad, concretamente la profesora de la asignatura de Trastornos del Desarrollo, y no me lo pensé dos veces. Mi compañera y yo elegimos la Escuela de Artes porque creíamos que era una forma de adquirir experiencia y obtener un aprendizaje significativo. Además, durante el confinamiento las profesoras de la escuela nos han permitido estar en contacto vía Zoom con los alumnos y saber un poco de ellos durante esos meses.

¿Qué te ha aportado a nivel personal?

A nivel personal, me ha aportado, además del aprendizaje y el tener la posibilidad de poner nuestros conocimientos aprendidos durante el curso en práctica, debo resaltar mi experiencia con todas las personas que forman parte de la asociación, ya que ha sido una oportunidad muy gratificante de poder desarrollar actividades junto a grandes personas y profesionales.

es una experiencia que todo futuro docente debe desarrollar, ya que se adquieren unas destrezas que te van a permitir en un futuro poder llevar a cabo la docencia de manera inclusiva

¿Crees que te servirá en tu futuro profesional y cómo?

Por supuesto, esta experiencia me ha ayudado a tener una mentalidad mucho más inclusiva, y en un futuro va a ser de gran utilidad en mi actividad docente para poder desarrollar una educación inclusiva.

¿Cómo ha sido la experiencia durante los meses de confinamiento?

Durante estos meses, la asociación ha desarrollado diversas actividades vía online en las cuales los alumnos han tenido la posibilidad de desarrollar su creatividad. Además, nosotras hemos podido contactar con los alumnos y profesoras mediante la aplicación Zoom.

¿Crees que es bueno que los estudiantes de Magisterio se involucren en este tipo de iniciativas?

Creo que es una experiencia que todo futuro docente debe desarrollar, ya que se adquieren unas destrezas que te van a permitir en un futuro poder llevar a cabo la docencia de manera inclusiva. Además, la cercanía y el trato de los alumnos y profesoras han hecho que esta experiencia sea inolvidable, ya que todos somos personas diferentes y todas aportamos cosas distintas.

Durante uno de los talleres con los chicos y chicas de ARTES

Un proyecto que engancha

«Más del 50% de los alumnos/as terminan, no solo haciendo las 30 horas del proyecto, sino haciendo prácticas voluntarias en dichas asociaciones y algunas se quedan como voluntarias en los centros después de terminar el periodo lectivo». Para Nuria Andreu, profesora en los grados de Educación Primaria y Educación Infantil, y coordinadora de este proyecto de aprendizaje-servicio, en el que los alumnos dedican al menos 15 horas de asistencia y ayuda en cada cuatrimestre a asociaciones que atiendan a personas con trastornos del desarrollo o Altas capacidades, la mayor satisfacción es la respuesta que encuentra entre los estudiantes y el compromiso social que estos adquieren.

Esta iniciativa, vinculada a las asignaturas de Trastornos del desarrollo y Altas Capacidades I y II en Elche, Valencia y Castellón, los alumnos se integran en diversos colectivos que trabajan con personas con discapacidad intelectual, TDAH, exclusión social y dificultades de aprendizaje, TEA, Altas Capacidades, etc.

El proyecto también se ha empezado a desarrollar este año en la mención de educación especial, en las tres sedes (Elche, Valencia y Castellón). «Es un proyecto de innovación y mejora, del cual soy la coordinadora, que por temas del COVID-19 lo hemos tenido que paralizar, pero que ya está confirmado para continuar el próximo curso por la Universidad».