• Los futuros profesores de Educación Infantil y Educación Primaria del CEU se forman con la Asociación de Familia de Acogidas GAIA

Los centros de acogida de menores cuidan de los niños desde el punto de vista de sus necesidades físicas: vestirse, alimentarse, etc; las familias de acogida, los nutren emocionalmente. Pero luego está el papel de los maestros, de los educadores, ya que estos niños y niñas tienen, muchas veces, problemas específicos, para los que los padres de acogimiento no están formados. Con esta idea ha arrancado la sesión de formación a estudiantes de Magisterio del CEU de Elche Vanessa de la Cueva, técnico de la ASOCIACION DE FAMILIAS DE ACOGIDA  de la provincia de Alicante GAIA.

Vanessa de la Cueva durante su intervención antes alumnos de Magisterio del CEU

Acompañada por dos padres que tienen a su cargo menores en acogida, Vanessa ha explicado a los estudiantes del CEU cómo el Acogimiento Familiar es un recurso para menores que, por diversas circunstancias no pueden vivir o no es conveniente que vivan con su familia de origen y que son atendidos, “durante cierto tiempo por otro núcleo familiar que les pueda brindar la atención, el cariño, la estabilidad y la protección que cualquier niño necesita para su adecuado desarrollo y bienestar personal”.

Los alumnos, futuros docentes y maestros, han conocido de primera mano cuáles pueden ser los diferentes casos que pueden encontrarse a lo largo de su carrera profesional. “Menores con una gran carga emocional sobre sus espaldas, menores que por sus circunstancias personales les cuesta encajar con sus iguales, aceptar límites, necesitan de estimulación temprana o apoyo psicológico, entre otras muchas necesidades”, asegura la profesora Helena Pascual.

A la jornada también han acudido padres de acogida

Esta profesora, que ha diseñado la actividad junto a sus compañeras Elisa Minguet y Noelia Carbonell, advierte que “es de vital importancia hacerle ver a los alumnos de Magisterio que trabajan con personas, que a la vez se ven influenciadas por redes de personas, como son los diferentes tipos de familias y sus circunstancias. Un buen maestro debe conocer las diferentes situaciones que puede sufrir su alumnado”.