• El director general de Economía de la Generalitat ha impartido una charla en el CEU
  • El experto considera fundamental la cultura financiera para mejorar la sociedad

«La formación sobre las finanzas en general, y sobre los mercados financieros en particular, es básica, sin que por ello dicha formación deba ser compleja para todos. De la misma forma que se tiene un permiso de conducir sin conocer el motor del coche, se debe tener ‘el permiso de conducir mis finanzas’ sin ser analista financiero. Es posible, y lo he demostrado desde hace más de 40 años. Es, además, muy útil para la sociedad». Así lo afirma Francisco Álvarez Molina, director general de Economía, Emprendimiento y Cooperativismo de la Generalitat Valenciana.

‘Toda persona joven, sea cual sea su profesión futura, tendrá que gestionar su dinero, por poco que tenga, o gestionar el dinero de una empresa… o de un organismo público’

El experto, con una dilatada experiencia en materia financiera, que incluye la vicepresidencia de la Bolsa de París, ha visitado las aulas del CEU para impartir una charla en torno al funcionamiento de la Bolsa y los mercados financieros.

«Toda persona joven, sea cual sea su profesión futura, tendrá que gestionar su dinero, por poco que tenga, o gestionar el dinero de una empresa… o de un organismo público. Y,  aunque alguna se pueda especializar en temas financieros, muchas otras pueden adquirir unos conocimientos básicos que les permitan, como mínimo, no ser engañados», ha subrayado Álvarez en relación a la importancia de la educación financiera.

Y es que, ha proseguido el experto, «aunque el dinero no sea lo esencial para los seres humanos, se ha convertido en la herramienta de referencia que no solo facilita el trueque. Tal y como la sociedad se ha estructurado, las personas, los hogares, las empresas y los países necesitan dinero para poder asegurar sus necesidades y/o su funcionamiento. Como consecuencia, los mercados financieros son hoy en día los termómetros y los barómetros del bienestar social, sabiendo que en dichos mercados intervienen, directa o indirectamente, toda persona o entidad que disponga de un ahorro mínimo, sin olvidar que las decisiones financieras tienen impacto económico, social y medioambiental.».

‘Considero imprescindible tener una mínima cultura financiera, simplemente porque la cultura permite mejorar el funcionamiento de cualquier sociedad utilizando las herramientas correctamente’

«Dicho esto, ha advertido el director  general de Economía, el funcionamiento de los mercados financieros puede dar lugar a exageraciones y malas prácticas, como las crisis económicas han demostrado, cuyas consecuencias son nefastas para una gran parte de la humanidad. En este contexto, considero imprescindible tener una mínima cultura financiera, simplemente porque la cultura, en general, permite mejorar el funcionamiento de cualquier sociedad utilizando las herramientas correctamente». El ponente lo ha ejemplificado con un sencillo símil: «El martillo es una herramienta muy útil para clavar clavos… pero puede ser también utilizada para romper la cabeza del vecino. Tener una cultura con valores evita el uso indebido de las herramientas».

Francisco Álvarez ha valorado la existencia, en la Universidad CEU Cardenal Herrera, de un club de Bolsa y una sala Bloomberg, «iniciativas que se deben complementar con charlas como esta y una organización que no solo se centre en la elaboración de carteras de inversión para verificar posteriormente la rentabilidad o las pérdidas de las mismas».

Francisco Álvarez ha valorado la existencia, en la Universidad CEU Cardenal Herrera, de un club de Bolsa y una sala Bloomberg

«Las pantallas Bloomberg permiten seguir, con datos, la evolución de las cotizaciones y ello es útil… pero hay que ir más allá. La existencia del Club debe permitir conocer qué son y cómo funcionan los mercados y generar el contraste entre puntos de vista diferentes para, finalmente, tomar decisiones consensuadas y razonadas, comparar sectores productivos diferentes, determinar por qué en el seno de un sector productivo una empresa se comporta mejor que otra, etcétera», ha recordado.

Ese ha sido, precisamente, el objetivo de la Universidad CEU Cardenal Herrera al poner en marcha estas dos iniciativas.