• Más de 200 personas participan en un recorrido de 16 kilómetros entre la sede universitaria y el pantano de Elche
  • Los estudiantes de Fisioterapia efectúan a los participantes para conocer el nivel de glucosa y lactato en sangre, la tensión y la frecuencia cardiaca antes, durante y al finalizar la ruta
Los participantes han recorrido 16 kilómetros, entre Elche y el pantano

Motivar a los estudiantes, profesores y personal de administración y servicios de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche hacia una vida saludable, concienciar sobre la diabetes y poder poner en práctica, a través de diferentes talleres lo aprendido en clase es el objetivo de la marcha de 16 kilómetros que han realizado más de 200 personas, entre la sede universitaria y el pantano de Elche, con motivo del Día Mundial de la Diabetes.

Durante la ruta, que es la primera actividad que se desarrolla dentro del PROYECTO DE DÍAS ACTIVOS que tendrán lugar a lo largo del curso académico, potenciando una mejora de los hábitos saludables de la comunidad universitaria, según su promotor, el profesor de Magisterio Pedro Miralles, los estudiantes de Magisterio, de la mención de Educación Física y Fisioterapia han realizado diferentes actividades vinculadas a esta iniciativa.

También se han realizado pruebas de medición del lactato, antes, durante y después de la marcha

Así, antes de iniciar el recorrido, los alumnos de Fisioterapia, han tomado muestras a los participantes para conocer el nivel de glucosa y lactato en sangre, la tensión y la frecuencia cardiaca, antes, durante y al finalizar la ruta. Además, han pasado cuestionarios en los que analizar sus hábitos y conductas, con cuyos resultados poder elaborar un mapa de salud de la comunidad universitaria.

A la llegada al Pantano de Elche, han dado cuenta de un almuerzo saludable

Por su parte, el alumnado de Magisterio ha podido recoger evidencias y plantear actividades a utilizar en cualquier ruta senderista que desarrollen en su futuro profesional con alumnos en el medio natural. “Por ejemplo”, destaca Miralles, “una de las aplicaciones de una marcha senderista en la asignatura de matemáticas podrá ser la puesta en valor de los conocimientos adquiridos, a través del uso de tics, más concretamente en aplicaciones de rastreo, para el análisis de distancias, duración, velocidad media, etc., además del diseño de tareas en las que enlazar de forma proyectual las matemáticas con Educación Física”. También se puede aplicar a otras ramas de la enseñanza, resalta este experto, como las asignaturas de Música, con la elaboración de un cancionero a usar en el recorrido y que puede contribuir a mejorar la competencia musical de los participantes; en Ciencias Naturales, con la posibilidad de analizar la fauna y flora del entorno; y en Educación Física, en la que pueden motivar a los participantes a llevar un ritmo de marcha que favorezca una mejora de su resistencia aeróbica.

En algunos puntos del trayecto, el barro ha dificultado la marcha
En la marcha han participado alumnos de Magisterio, Fisioterapia, Enfermería y Dirección de Empresas y Marketing
Pedro Miralles, promotor de la iniciativa, con algunos de los profesores que han realizado la travesía