Delegada y subdelegada CEU-UCH cASTELLÓN

Sheila Cerdán y Clara Báguena acaban de ser elegidas delegada y subdelegada de Centro, respectivamente, de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Castellón. La primera estudia cuarto curso del Grado en Enfermería. Su compañera,  tercero del Grado en Educación Infantil.

Tienen en común muchas ganas y los numerosos planes y proyectos con los que cogen el testigo de la delegación de la CEU-UCH de Castellón. «Lo primero que queremos hacer es conocernos entre nosotros, para poder hacer un buen grupo de delegación y llevar a cabo cualquier meta en equipo, empezando por aquello que se quedó pendiente en el curso anterior», explica Sheila. «Entre otras cosas, añade Clara, hemos empezado proponiendo una ampliación de zona de biblioteca, puesto que cada año somos más alumnos en la Universidad».

Y es que las nuevas responsables vienen con voluntad de sumar, y por eso continuarán desarrollando actividades  emprendidas por la delegación en etapas anteriores, tales como “apadrina a un alumno”, el día del alumno y la gala benéfica, «que ya forma parte de nosotros», destaca la subdelegada.

Precisamente organizar aún más actividades solidarias donde se impliquen todos los alumnos es otra de las metas de la nueva delegación. «Una de las ideas que manejamos,  adelanta Sheila, es organizar una carrera benéfica».

Otro reto novedoso es la puesta en marcha de nuevas actividades «con el fin de hacer piña entre las distintas titulaciones de nuestra Universidad», explica su compañera.

Ilusión y responsabilidad

Aunque ambas cuentan con experiencia en representación estudiantil (Sheila como delegada de la titulación de Enfermería durante dos cursos y Clara en calidad de representante de los alumnos en su etapa preuniversitaria), son plenamente conscientes de la gran responsabilidad que supone este nuevo reto, y por eso lo afrontan con muchas ganas, esfuerzo y dedicación «para realizar nuestra labor de la mejor manera posible», aseguran.

Y eso a pesar de que saben que el día a día de un delegado resulta complejo, «ya que debemos saber compaginarlo con nuestras prácticas, trabajos, clases… y la delegación requiere dedicar gran parte de tu tiempo libre a los compañeros, a las reuniones y a la organización de eventos, entre otras cuestiones», destaca Sheila.

Sin embargo, las dos lo tienen claro: «Integrarse en la delegación es una experiencia enriquecedora para cualquier alumno», concluyen.