• Durante dos semanas, los futuros médicos que se han sumado a la cuarta edición de Medipinas han colaborado en un centenar de operaciones quirúrgicas

Esta semana han regresado a Castellón los integrantes de la cuarta edición de Medipinas, la misión humanitaria de Medicina del CEU en Filipinas. A lo largo de dos semanas, los seis alumnos que integraban la expedición solidaria, dirigidos por su profesora, la cirujana Belén Merck, han puesto sus conocimientos y destrezas al servicio de numerosas personas sin recursos en el país asiático.

Cerca de 300 personas han podido acceder a la atención especializada de un cirujano. El equipo médico ha realizado 20 intervenciones quirúrgicas mayores (hernias inguinales y umbilicales, tumores de partes blandas) y 96 intervenciones bajo anestesia local (tumores de mama, quistes y lipomas cutáneos, entre otros). Los gastos de material y anestesia se han cubierto con donaciones de particulares relacionados con la universidad.

Marta Rodrigo, Raquel Carreres, Paula López de Turiso, Valentín Henarejos, Jorge Alonso Arnal, Samuel Navalón y su profesora han trabajado en una zona diferente a la de las misiones anteriores, en la ciudad de Iriga; en otro hospital, Santa Maria Josefa Hospital Foundation; y con otras colaboradoras, las Hermanas Siervas de Jesús de la Caridad. Pero los resultados han sido igualmente satisfactorios.

A pesar de su intenso trabajo en el hospital, el equipo de Medicina del CEU ha encontrado tiempo para impartir talleres de educación para la salud a los niños, a los que también han donado ropa y juguetes que traían de España.

Así mismo, los futuros médicos se han desplazado a zonas rurales de muy difícil acceso para atender sanitariamente a personas sin posibilidad de acudir al hospital.

Medipinas es un claro ejemplo de la misión de la Universidad CEU Cardenal Herrera: la formación de profesionales excelentes, pero, sobre todo, de personas dispuestas a ofrecer lo mejor de su talento para mejorar el mundo. Los alumnos que se han sumado a este proyecto humanitario han tenido la oportunidad de experimentar un aprendizaje médico y humano incomparable.