El descenso en el número de nuevos contagios del coronavirus SARS-CoV-2 en los últimos días evidencia la eficacia del confinamiento y la distancia social y permite adoptar medidas progresivas para la desescalada. Así lo ha destacado Teresa Pérez Gracia, catedrática de Microbiología de la Universidad CEU Cardenal Herrera, en su intervención en el programa À Punt Directe, de la televisión autonómica valenciana.

En la entrevista realizada por la presentadora del programa, Carolina Ferre, la catedrática de la CEU UCH ha destacado que esta semana vamos a ver datos importantes para saber si la salida de los trabajadores no esenciales desde el 13 de abril ha tenido algún efecto en cuanto a aumento de contagios o no. Del mismo modo, en dos semanas veremos los efectos de la salida de los niños.

La desescalada ha de ser gradual y también asimétrica por territorios, ha destacado Teresa Pérez Gracia, en base al número de nuevos contagios que se registren. Si se observan repuntes, habrá que repensar las medidas adoptadas, teniendo en cuenta la capacidad de respuesta del sistema sanitario para afrontar un posible rebrote.

La catedrática de Microbiología de la CEU UCH destaca la importancia de la responsabilidad colectiva para que no aumente el número de casos. Si abandonamos la distancia social y las medidas de higiene ante este virus, que es muy contagioso, la desescalada no podrá avanzar.

Además, la llegada del calor puede ser un dato positivo: en términos generales, los coronavirus que conocemos se degradan más fácilmente a mayor temperatura. Este coronavirus SARS-CoV-2 no tiene por qué ser diferente, lo que aporta otro motivo para la esperanza, junto con el descenso en el número de nuevos casos que se registran en los últimos días.

Programa completo de À Punt Directe, del 28 de abril de 2020.